miércoles, 17 de junio de 2020

¿Cómo puedo ser un buen papá si no tuve un buen modelo en casa?


Y le pregunté ¿Cómo puedo ser un buen papá si no tuve un buen modelo en casa? 

Mi papá no era una mala persona, pero no era perfecto y como todos los seres humanos cometió errores, mismos que marcaron a mi familia y esas equivocaciones lo distanciaron de mí y de mis hermanas. Su ausencia fue lo que más golpeó mi corazón y fracturó mi vida cuando apenas era un pre-adolescente.

Como lo he escrito antes, tengo muchos buenos recuerdos de mi papá, cuando tocaba la guitarra y cantaba, cuando contaba chistes, era muy bueno para eso, cuando íbamos juntos al campo de fútbol, cuando preparaba un caldo que era de sus comidas favoritas y veíamos un partido de los Rojos, en serio lo recuerdo y lo extraño, fueron pocos años, hubiera querido disfrutar más tiempo de esa buena versión de mi papá y olvidar esa mala versión que nos distanció.

Pasaron los años y ahora soy padre, me estoy esforzando por ser un buen papá, pero confieso que es difícil cuando veo al frente y no hay un modelo a seguir. Es allí donde aparece la pregunta del inicio, Abel Zavala llegó a la radio a presentar "Ven a mi casa" su última producción y mientras estábamos fuera del aire, le pregunté: Abel ¿Cómo puedo ser un buen papá si no tuve un buen modelo en casa? (Abel tiene un testimonio precioso relacionado con la paternidad y como Dios trabajó en su Corazón) y el cantante me respondió: "Quizás no tuviste un ejemplo a seguir, como a mí me pasó, pero en la Biblia encuentras todo lo que necesitas saber acerca de paternidad" y esas Palabras se han convertido en un reto, la ausencia que me marcó no debe marcar también a mi hija, es mi responsabilidad nutrirme para ser una versión de padre lo más parecida a Dios, porque la Biblia nos modela una Paternidad divina es más la única paternidad  (maternidad) perfecta, con amor eterno, "El Padre que siempre soñamos".




Tengo claro de que soy imperfecto y que tendré mis aciertos y sin duda también mis errores, pero es mi lucha, de que mi hija pase muchos años beneficiándose de mi influencia y no sanándose o recuperándose de mi influencia. Así que todos aquellos que no tuvimos la fortuna de tener muchos años a papá a nuestro lado y que su ausencia marcó nuestras vidas, hoy es un buen día para decirle al Señor "Ven a mi Casa y a través de tu Palabra ayúdame a ser un padre o madre como Tú". Que el Señor te ayude, que el Señor sea tu guía.

«Le contestó Jesús: —El que me ama, obedecerá mi palabra, y mi Padre lo amará, y haremos nuestra vivienda en él» Juan 14:23.

2 comentarios:

¿Qué te pareció este artículo? Deja tu comentario.