viernes, 22 de mayo de 2020

El discurso más importante de tu vida:


El discurso más importante de tu vida, de eso quiero hablarte hoy. Que estás palabras te den luz y den  respuestas a tu corazón.

He visto a famosos oradores pisar el escenario y dar excelentes discursos, palabras que inspiran y llenan de ánimo los corazones, pero ¿serán esas disertaciones las más importantes de sus vidas? Si nuestra mejor prédica dependiera de estar frente a miles y en una gran plataforma con reflectores, seguramente muchos nos perderíamos esa chance, porque son muy pocos los que tienen esa oportunidad de gran plataforma en un templo o auditorio.

La prédica más importante de tu vida no es la que haces desde un gran escenario, en donde muchos desconocidos te prestan sus oídos y escuchan tus palabras. En donde puedes decir lo que le gusta a las personas o puedes decir lo que te enviaron a decir. Al final en un escenario puedes ser quien no eres, puedes decir lo que no vives, puedes ser un actor que aprendió un guión y sigue un libreto.


El discurso más importante de tu vida no está en lo que publicas en las redes sociales, porque las redes bien podrían ser una fachada, una máscara, pueden convertirse en un refugio para esconder nuestra inmoralidad. Ir en busca de likes y reconocimiento y eso no significa que nuestro discurso sea genuino, solo demuestra que le vendemos a las personas "la realidad" que queremos ellos vean o imaginen

La prédica más importante de tu vida es la que haces cada día, no son palabras aprendidas y ensayadas. Es lo que eres en lo privado y luego demuestras a todos los que están cerca, aquellas personas a las que no puedes engañar, que tienen que disfrutar o soportar tu carácter, tus palabras, tus acciones. Es en casa con los tuyos, esas personas que conocen si vives o no la Biblia, los que ven y viven tu coherencia o tu actuación. Esas mismas personas que saben si lo que publicas en redes es tu diario vivir o solo un show, la vida de otra persona (que no eres tú).

Son tus vecinos los que disfrutan o sufren de tu testimonio y que ven en ti el reflejo de Jesús o a un fanático religioso que golpea con la Biblia en lugar de amar, que ofende en lugar de dar Buenas Noticias, que publica frases religiosas, pero sus fotos y sus likes demuestran que está vacío de fe.

Tu mejor discurso de fe está con los compañeros de trabajo o estudios, aquellos que han 
sido impactados con tu fe radical o que ni siquiera saben que vas a la iglesia porque te avergüenzas de tu fe tibia.

Aprovecha la mejor prédica tu vida, tu testimonio, tu vida porque ella es la gran plataforma y reflectores, tu público son las miles de personas con las que te relaciones a lo largo de los años que Dios te permitirá, como vives la fe, como la practicas, tus decisiones, tu forma de obedecer los mandatos de Dios son libreto que todos verán, así que aprovecha tu vida para dar el mejor discurso de fe y perseverancia, quizás no de perfección pero si de gratitud al amor incondicional de Dios y que tus Palabras sólo refuercen lo que con tu vida gritas.

Escrito por Julio Calo
Derechos reservados.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¿Qué te pareció este artículo? Deja tu comentario.