martes, 4 de septiembre de 2018

¿Quién tiene la culpa de nuestra situación social?


Guatemala es un país rico en recursos naturales, su flora, su fauna, sus lagos, sus volcanes, la increíble historia que existe en nuestras tierras gracias a nuestros antepasados, la gran cultura Maya, una de las más grandes antiguas civilizaciones del mundo.

Pero eso no es todo, el guatemalteco es lo más valioso que esta tierra posee porque se caracteriza por su amabilidad y humildad, por ser servicial, trabajador, por su buen humor, solidario en los momentos que se requiere y a pesar de todos los conflictos internos que la nación tiene, los guatemaltecos somos el país #30 en niveles de alegría, eso habla muy bien de una nación tan pequeña y tan golpeada por la guerra interna que aún sigue mostrando secuelas, por la descarada corrupción de sus líderes políticos y más del 60% de la población es golpeada por la pobreza y la extrema pobreza, analfabetismo, hambre, desempleo, etc.

¿Quién o quiénes son los culpables de nuestra situación? ¿Acaso los Presidentes son los responsables, la clase política, la iglesia es la responsable, son Jimmy o Iván Velásquez los culpables, somos culpables los que tenemos pensamiento conservador, los que tienen un pensamiento liberal, soy yo o eres tú?

Hace algunos días leía en redes sociales comentarios relacionados con la coyuntura y alguien decía: «Por esos cabeza vacía, por esos evangélicos y sus iglesias somos un país tercermundista», Alguien más expreso «conservadores &%4##$"$ (insulto) dejen sus pensamientos de los años 30, estamos en una era de libertad», «Por tu culpa payaso» (refiriéndose al Presidente Morales), «Iván sos una lacra» expresaba otro.

¿Por qué Guatemala y los países de Latinoamérica estamos sumidos en este caos social a pesar de ser países con la riqueza necesaria para salir del subdesarrollo?

No soy un analista político, tampoco soy un experto en historia y finanzas, no estoy interesado en entrar en debates absurdos a través de las redes sociales, pero todos sabemos frases motivacionales que dicen "Sé el cambio que esperas en los demás", pero ¿Cuándo haremos de esas frases bonitas un estilo de vida? ¿Cuándo dejaremos de ser personas llenas de buenas intenciones y nos convertiremos en entes de acción y transformación? Eso sólo pasará cuándo decida que primero debo ser transformado YO, cuando entienda que debo dejar de culpar a otros por lo que es mi responsabilidad, cuándo comprenda que como ciudadano tengo derechos, pero también tengo responsabilidades y obligaciones, cuando abra los ojos y me dé cuenta que el problema empieza y termina conmigo. 


Cuando me siento "Toreto" y excedo los límites de velocidad o me voy contra la vía donde no hay paso; cuándo voy en mi moto y me subo a la banqueta peatonal; cuando no uso la pasarela y me cruzo la calle poniendo en riesgo mi vida y la de alguien más; cuando me quedo con el vuelto; cuando critico a los que diezman, pero me gasto todo mi dinero en botellas de whisky y prostitutas, dejando sin dinero para la comida a los de mi casa; cuando no pago mis impuestos; cuando le robo el wifi al vecino; cuando boto basura en la calle; cuando acoso a las mujeres con palabras obscenas o con miradas pervertidas; cuando compro cosas robadas; cuando bajo música pirata de la internet; cuando compro películas de Q5 donde el chino; cuando si o si debo tener el nuevo iPhone sin importar las deudas a las que deba meterme; cuando irresponsablemente utilicé una tarjeta de crédito y ahora me escondo de los acreedores; cuando no paso tiempo con mis hijos y creo que la televisión, Tablet o teléfono los pueden educar por mí; cuando creo que la educación de mis hijos es responsabilidad del gobierno, de la escuela, de la iglesia; cuando la violencia es parte de mi vida; cuando me alegro de la muerte de alguien, porque ese sí se lo merecía y así puedo seguir citando situaciones que practicamos en nuestro día, pero que todos las hagan no significa que sean correctas, eso también es corrupción.

Cuanta falta nos hacen líderes que promuevan la unidad y no la división, comencemos hoy ese cambio y ese cambio sólo se logra volviéndonos ricos en VALORES, cuánta falta nos hacen los valores, esta lucha no se va a ganar siendo de izquierda o de derecha, porque crear bandos siempre dejará heridas dentro de nuestra sociedad, "divide y vencerás". 

No somos tercermundistas porque las iglesias estén en el país, somos tercermundistas porque somos un país pobre en valores y eso comienza en casa, en el núcleo de la sociedad, la familia. Ante la falta de valores somos vulnerables, y esto no lo arregla ni Jimmy, ni ningún otro presidente que venga por más experiencia o conocimiento que tenga, tampoco lo arreglamos derrochando "sabiduría" en las redes sociales o en los programas de opinión.

Queremos luchar contra la corrupción, pues sin valores es una lucha perdida, porque podremos enviar a prisión al político de turno, pero el próximo que elijamos llegará con las mismas intenciones de vaciar el erario nacional.

Debemos tener claro que los valores no varían por ideologías, los cristianos y los no cristianos, los que creen en Dios y los que no creen en Dios, los que leen la Biblia y los que no saben que existe, todos debemos ser regidos por esa riqueza intangible, los valores.

Porque el Valor del Respeto, El valor de la Transparencia, El valor de la humildad, El valor de la confiabilidad, El valor de la ética, El valor del trabajo duro, El valor del perdón, El valor de la honestidad, El valor de escuchar, El valor de la paciencia, El valor de la influencia, El valor del amor, el valor de la libertad, el valor de la justicia, el valor de la integridad, etc. Para todos tienen la misma definición, no varían por bandos.

El problema de corrupción en nuestra nación no lo arregla CICIG por muy buenas intenciones que tengan,  no lo arregla el presidente, no lo arregla la clase política. Lo tenemos que arreglar nosotros volviéndonos primero personas ricas en valores, personas conscientes de que el cambio comienza por nosotros mismos, porque entonces basados en valores podremos instruir a nuestros hijos a vivir de una manera íntegra, como debe ser. Seremos conscientes de nuestros derechos, pero viviremos nuestras obligaciones, elegiremos y exigiremos personas llenas de valores, sacaremos de nuestra cabeza la idea que conseguir un trabajo por cuello está bien, que robar poquito es mejor que robar mucho, robar está mal sea poquito o mucho; que dar mordida me hace "pilas" porque me libré de una multa peor, me hará consciente de que ser impuntual es un problema que produce pérdida a mis patronos, que sacar útiles y enseres del trabajo es robar, que no respetar la cola de los demás en el banco o en el transmetro, está mal; enseñarle a mis hijos que tirar basura en la calle no es un derecho, es una irresponsabilidad, que tapar calles para exigir cosas y afectar a miles de personas que van responsablemente a sus actividad no es la salida; entenderemos que tanto ladinos, como indígenas, xincas o garífunas somos iguales y debemos tener las mismas oportunidades, que el hombre no es mejor que la mujer y ella también merece los mismos tratos y privilegios.


Ojalá pronto sean muchos los que viven intencionalmente los valores, estoy seguro que allí tendremos una nueva Guatemala. No basta con firmar la paz, no basta con ser una buena persona, no basta con llenarme de odio contra el que piensa diferente, no es suficiente presumir de conocimiento y de libertad, vivamos los valores y seamos los hijos que esta patria merece.

2 comentarios:

  1. Excelente tu Post, creo que tienes toda la razón en tu enunciado, sin valores en las personas todo es una utopia.

    ResponderEliminar

Conócenos:

SoyJulioLopez.com

Originario de Guatemala comparto contenido que busca fortalecer el crecimiento integral de nuestros lectores.




Lo + nuevo

recentposts

Otras lecturas sugeridas

randomposts