jueves, 12 de julio de 2018

El mensaje de los viernes: Suicidio a la puerta


El viento golpeaba su rostro, el latido de su corazón era tan fuerte que sus propios oídos lo escuchaban, dentro de sí continuaba aquella voz que le decía: «Acaba con todo de una vez por todas» su mano temblaba y respiraba profundo porque sentía que el aire no llegaba a su pecho, tenía un nudo en la garganta y su vista se dirigía al fondo de aquel barranco.

Alguien se acercó por la espalda y guardando una distancia le gritaba que no lo hiciera, que recapacitara, la adrenalina estaba al límite y David había tomado la decisión de colgarse del barandal de ese puente, la meta era acabar con su vida.

Aunque la persona le gritaba, él sólo tenía oídos para ese diálogo interior «¿Qué estás haciendo David?, esta no es la solución» y otro pensamiento le invadía de inmediato «No seas cobarde, hacelo de una vez por todas, la vida no vale pena» sintió que sus brazos y piernas se debilitaron y empezó a desplomarse involuntariamente, como pudo volteó y dijo «¡Auxilio!» envuelto en llanto.

Aquella única persona en el lugar lo abrazó tan fuerte y lo bajó de esa estructura, David le abrazó y lloraba con amargura, con frustración y decía «Perdón, soy un cobarde no pude hacerlo» Nadie le conocía en el lugar, pero el abrazo solidario que le compartió aquel desconocido era tan caluroso, tan lleno de afecto. Algunas personas pasaban por el lugar y criticaban diciendo «loco está, por eso quería tirarse», otros solo se limitaban a sentir lástima «pobre, saber que problemas tiene».

Aquel hombre lo subió a su vehículo en el instante, David estaba en shock, quedó en silencio total y con la mirada perdida. El hombre lo llevó a un centro hospitalario, dijo que era un familiar y que estaba con los nervios alterados, los médicos lo recibieron, lo sedaron y pasó allí la noche. Dejó en la mesa de noche una Biblia con una tarjeta que decía: «tomaste una decisión valiente, no eres un cobarde... nos vemos mañana»

«Tenía 15 años y durante algunos días tuve una idea suicida en mi cabeza, la vida estaba siendo dura y no le veía sentido, además creía que a nadie le importaba lo que me pasara, gran error, había mucha gente que me amaba, que estaba pendiente de mi situación, pero yo me había encerrado en mis problemas, en mi baja autoestima y no estaba dando acceso a nadie, ya me habían lastimado suficiente como para que alguien más entrara.

Pero un día en mi desesperación le conté mi situación a un viejo amigo y recuerdo como si fuera hoy aquel abrazo y sus palabras: «Te prohíbo pensar que eres un inútil, Dios tiene algo para ti, eres valioso y no estás solo» esas fueron las palabras que Gil contaba a David, mientras limpiaba las lágrimas de sus ojos.

«David no eres un cobarde, no eres un accidente, no estás solo. No importa lo que estés viviendo hoy, no importa lo difícil de tu situación, Dios tiene un propósito para ti» decía aquel caballero como de 45 años, mientras limpia con un pañuelo su nariz. «Si no hubiese atendido a las palabras de aquel amigo no hubiera conocido a mis hijos, a mi esposa, no hubiera podido vivir las victorias que vinieron después, nunca habría llegado el perdón de Dios con el cual aquel dolor pasajero se acabó, vamos a salir de esta amigo» David escuchaba y lloraba, se puso en pie y abrazó a aquel desconocido, que ahora era su hermano.

¿Qué te atormenta hoy? Déjame decirte que el suicidio no es la salida y Dios te dice hoy: «No importa lo difícil que estás viviendo, no olvides que te amo, no eres un cobarde, no eres un accidente, tengo un propósito para ti, te amo y no estás solo».

Busca ayuda, abrir nuestro corazón ante un buen amigo no es cobardía, tienes tanto por delante, no dejes que la incertidumbre se apodere de tu vida, el plan de Dios es mucho más grande. ¿Estás roto? no eres basura, Dios quiere empezar de nuevo junto a ti.

Hoy te digo: «Te prohíbo pensar que eres un inútil, Dios tiene algo para ti, eres valioso y no estás solo».

«Cuando tengo miedo, confío en ti. Confío en Dios y alabo su palabra; confío en Dios y no tengo miedo» Salmo 56:3-4.

Autor: 
Julio López Carranza
www.soyjuliolopez.com
Derechos reservados

2 comentarios:

  1. Buenisimo julio, Dios bendiga tu vida.

    ResponderEliminar
  2. Ala gran. Pero que calidad.
    Muy buena me gusto mucho, julio me gusto mucho esta reflección

    ResponderEliminar

Conócenos:

SoyJulioLopez.com

Originario de Guatemala comparto contenido que busca fortalecer el crecimiento integral de nuestros lectores.




Lo + nuevo

recentposts

Otras lecturas sugeridas

randomposts