[Vida Cristiana][carousel][10]

martes, 12 de marzo de 2019

El abrazo de Papá:

marzo 12, 2019

Conocí al Señor a los 14 años, hasta ese momento mi vida estaba vacía, confieso que no tenía motivos para vivir y en algún momento pensé en acabar lo que parecía inconcluso... me sentía un accidente. Entonces pasó y lo recuerdo como si fuera ayer, eran los primeros días de agosto de 1998, Él llegó y sacudió el polvo en la dureza de mi corazón.


Llegó a mí, aún al recordarlo mi piel se pone de gallina, porque yo tenía nada que ofrecer, en mi corazón sólo había odio, tristeza, desesperanza, sueños que estaba convencido nunca vería realizarse, y efectivamente, nada de lo que tuviera me hacía merecedor de que mi nombre estuviera en Su boca, no lo escuché audiblemente pero pude sentir el abrazo del Papá que tanto extrañé y me convencí que no quería moverme de allí nunca más.

Don nadie siendo llamado por el
Rey de todo, el Creador de todo.

Algunos dicen que Él no existe, entonces tampoco yo existo, y tendría que decir que Un amor sanador que no existe me transformó. Quizás somos muy malos para representarlo, pero Su amor es real, incomparable, como ninguno en la tierra. 


No lo encontré, Él me encontró, perdido, destruido, me tomó de la mano, creyó en mí. No soy perfecto y eso es lo que me hace permanecer, mi necesidad de Él. Saber que sin Su Presencia estoy perdido, que nada material pueda darme lo que Él me da, que ninguna relación llena como Él llena, la religión no ama con Dios ama.

No se trata de fama, ni de tener mucho y creer que lo que Dios busca es darnos más para llenar así vacíos de nuestro corazón, lo que Él anhela es que veamos en Él, TODO lo que nuestra finita vida necesita, el Dios infinito siendo suficiente, siendo todo, que nuestro corazón lata más fuerte por Él, que por cualquier placer pasajero.

Dejemos de mirar al lado, el dinero, lo promiscuo, la fama, el éxito, darle rienda suelta a todos mis deseos, las relaciones, volverme un religioso, nada y nadie abraza como lo hace Papá.

Artículo de: Julio López Carranza. Derechos Reservados 

viernes, 8 de marzo de 2019

Carta a un hijo de pastor:

marzo 08, 2019

Es una mañana de agosto de 1988 no sabia que mi vida estaba a punto de cambiar y dejaría de ser "normal" para muchos a mi alrededor. ese día mi papá (QEPD) aceptó el llamado al ministerio pastoral, un ministerio, para muchos sufrido y sobre todo cuestionado.

¡Yo no pedí nacer en una familia pastoral! Somos cinco hermanos, dos hombres y tres mujeres y todos servimos a Dios en diferentes áreas. Cada uno ha llevado un camino difícil, muchas veces tuvimos que llorar a escondidas de mi papá debido a los comentarios que muchos hermanos en la congregación hacían de nosotros.


También he sido criticado, señalado y puesto como mal ejemplo, muchos querían aplicar la frase “hijo de pastor es lo peor”, pero con toda certeza te puedo decir que Dios no nos ha dejado en ningún momento, mi papá falleció en septiembre del 2013 y en noviembre de ese mismo año Dios me permitió seguir con el legado pastoral de mi padre.

Ya con 5 años de ministerio pastoral, a ti hijo o hija de pastor, te quiero decir de lo más profundo de mi corazón: No desistas, ni reniegues por el llamado que Dios ha hecho a tus padres. No debes olvidar que somos humanos y que tenemos muchos defectos y a pesar de eso muchas personas a tu alrededor quieren ver en nosotros una perfección que no llegará aquí en la tierra. 

Como lo mencione, mis hermanos y yo fuimos señalados, criticados y muchas veces acusados falsamente, aunque el dolor que causaba cada una de esas criticas y señalamientos nos hacían llorar, Dios tomó cada una de nuestras lágrimas y las ha tenido en cuenta, estamos de pie por la misericordia de Dios.

Mi vida no fue tan “normal” como yo hubiera querido, mi papá nunca me impidió salir a jugar con mis amigos a la calle y antes de salir nunca falto la frase “recuerden que vamos a la iglesia y que somos ejemplo ante los vecinos y se entran temprano que hay que ir a la iglesia". 

Hoy te quiero animar a que no desmayes ante las críticas, Dios es galardonador y el recompensa todo esfuerzo que hacemos para su obra, nunca podremos quedar bien con todos, pero si podemos mantenernos fieles al llamado. No busques experimentar con las pasiones pasajeras que el mundo ofrece, sigue adelante no pienses en la recompensa que puedas obtener aquí en la tierra, que en su momento llegará, piensa en el impacto que causa tu vida a los demás, recuerda las palabras de Mateo 25:23 “en lo poco has sido fiel, en lo mucho te pondré”.

Sigue adelante que Dios te escogió para cumplir con un propósito aquí en la tierra.

Escritor invitado al blog, mi amigo Eliecer Mendoza.

martes, 12 de febrero de 2019

¿Qué hacemos con doña Carlota?

febrero 12, 2019


“De mi barrio la más religiosa era doña Carlota, hablaba de amor al prójimo y me ponchó cien pelotas” dice aquella canción. 

Lo normal es que amemos a aquella señora que nos daba agua después de cada partido que jugábamos en la cuadra, pero ¿quién amaría a la señora religiosa que nunca nos devolvió las pelotas plásticas que se trababan en su casa? Ella no se lo merece por hipócrita y amargada.

Se nos enseña que amemos a los que piensan como nosotros, a los que están a nuestro favor, pero a los que piensan diferente y no siempre apoyan nuestras ideas les vemos como rebeldes, arrogantes y personas que no merecen nuestra estima, "y mucho menos vale la pena escuchar sus razones", pensamos.

Pero ¿es eso lo que realmente nos enseña la Biblia?

«Ustedes han oído que se dijo:
“Ama a tu prójimo y odia a tu enemigo”. 
Pero yo les digo: Amen a sus enemigos 
y oren por quienes los persiguen»
Mateo 5:43-44.

En el sermón del monte Jesús nos recuerda que amar al prójimo no tiene que ver solamente con amar a los amigos, sino también con amar a nuestros enemigos, no está hablando solamente en el contexto de iglesia, sino en todo contexto donde sus discípulos tienen participación.



¿Acaso el amor es lo que caracteriza a la iglesia actual? Parece que predominan mucho más nuestros prejuicios, nuestros gustos, nuestros credos que no necesariamente tienen como fundamento la Biblia; se trata de nuestro criterio egoísta en muchas ocasiones, sintiéndonos merecedores del cielo y olvidando que fuimos comprados con la más grande muestra de amor, por gracia y no por buenos.

No digo que pensemos como los que piensan diferente, digo ¿De qué sirve tener la razón si mi corazón es falto de amor y desconozco lo que es la compasión? Lastimosamente de nada, los fariseos eran conocedores de la ley, pero en ellos no había compasión, no había muestras del amor de Dios, pero el título de siervos estaba en ellos, eran maestros de la ley ¿De qué sirve?

“Pero a ustedes que me escuchan les digo: Amen a sus enemigos, 
hagan bien a quienes los odian,  bendigan a quienes los maldicen, 
oren por quienes los maltratan...  Si aman sólo a quienes los aman, 
¿qué mérito tiene eso? Lo mismo hacen los pecadores... 
»Ustedes amen a sus enemigos, háganles el bien y préstenles 
sin esperar nada a cambio. Si lo hacen tendrán una gran recompensa 
y serán hijos del Altísimo, porque él es bueno tanto con los 
ingratos como con los malos. Ustedes sean compasivos, 
así como su Padre es compasivo”
Lucas 6:27-36.

Regularmente decimos «No hagas lo que no te gustaría que te hagan» pero la regla de oro que encontramos en este pasaje dice: «Traten a los demás como a ustedes les gustaría que ellos los traten» no habla de no hacer, dice todo lo contrario, hagan el bien que les gustaría recibir.

En conclusión no estoy acá para condenar y maldecir a doña Carlota por todas las pelotas que pinchó, diciéndole que yo soy mejor que ella, porque yo si amo y ella no, porque yo si soy salvo y ella no ¿en serio pensamos así? El apóstol Pablo decía: 

«Si yo tengo el don de hablar en lenguas humanas o angélicas y 
no tengo amor, soy como un metal que resuena o un platillo que hace ruido.
Si tengo el don de profecía y sé absolutamente de todo, 
y no tengo amor, no soy nada. Y si tengo una fe 
tan grande que puedo hacer que los montes cambien de lugar, 
de nada me servirá sin amor.
Si entrego a los pobres hasta el último bien terrenal que poseo, 
y si dejo que me quemen vivo, pero no tengo amor, de nada me servirá»

1 Corintios 13:1-4.

Mientras muchos pierden el tiempo peleando por cosas que no valen la pena, mientras la razón sea más grande que el amor, lejos estamos de ser la iglesia que debemos ser, si afuera no estamos amando adentro estamos perdiendo.

Puede que doña Carlota no ame mucho, pero ¿yo estoy amando? Perdón doña Carlota por golpear su techo tantas veces, por quebrar algunos vidrios y por patear su puerta recién pintada.

Artículo de: Julio López Carranza. Derechos Reservados

domingo, 27 de enero de 2019

¿Soy un mal papá?

enero 27, 2019

Un día de estos caminábamos junto a mi familia en un comercial de la ciudad de Guatemala y luego de tener una tarde divertida disfrutando del atardecer, de hacer algunas compras, de un buen almuerzo y excelente compañía, mi pequeña Isabella me pidió subirse a un juego infantil, pregunté el precio y era una cantidad exagerada de dinero por apenas unos minutos de diversión, tuve que explicar a mi pequeña que no podía pagarlo.

Mi corazón sufrió al ver las lágrimas en el rostro de mi pequeña que lo que quería era disfrutar lo que otros niños hacían, confieso que me sentí un mal papá y con un nudo en la garganta hasta pensé en gastar esos billetes, con el único fin de que ella sonriera.

"Como quisiera darle lo mejor" pensé, suspiré, tragué saliva y reflexioné: Julio ¿Cómo así que quisieras darle lo mejor ¿qué le estás dando entonces? respondí de inmediato: "Lo mejor que puedo, lo mejor que está a mi alcance" y entonces me aparté unos minutos de mi familia para tomar aire y concluir lo que pasaba por mi cabeza.


Al ojo humano es mejor tener algo de marca famosa, que tener algo de una marca que nadie conoce, aunque darse ese gusto signifique tener la tarjeta de crédito topada y en números rojos.

Pasa a menudo, compran el teléfono de última tecnología, pero van con mamá para que les dé dinero para el autobus.
Van a los mejores lugares y restaurantes, las fotos de las redes nos cuentan, pero cada semana reciben la llamada del banco que anuncia el atraso del pago mínimo de la tarjeta y que los intereses siguen subiendo. Más que ser las personas que disfrutan, somos las víctimas de un imperio de consumismo que nos hace creer que aparentar tener más o mejor nos sube el estatus, pero no es cierto.

Vestir o calzar más caro no 
nos hace más valiosos. 

Hay dos cosas que debemos tomar en cuenta:

1- Dale a tus hijos lo mejor a tu alcance y enséñales que siempre quieres darles lo mejor, pero que es sabio ser un buen administrador, que sólo puedes comprar lo que puedes pagar. Algunas veces podrás comprarles algo de marca reconocida, pero que deben aprender a ser agradecidos también por aquellos bienes que con sacrificio se compran y en dónde la marca no resalta.

Hacer eso no te hace un mal papá, 
todo lo contrario, les enseñas a ellos 
que son valiosos por quienes son, 
no por lo que poseen.

Recuerdo de niño nunca haber tenido cosas de marca y aprendí a sonreír con los zapatos que con esfuerzo mis papás compraban en el mercado, entendí que había mucho sacrificio en aquella compra y por ello lo valoraba y con esto también me enseñaron a alegrarme con el que sí tenía para comprar cosas de marca, nunca me sentí menos por las cosas que poseíamos, pero ese valor lo aprendí en casa.


2- Esta situación me hizo pensar en "Pues si ustedes que son malos saben dar buenas cosas a sus hijos, ¡cuánto más su Padre que está en los cielos dará buenas cosas a los que se las pidan!" Mateo 7:11.

Aunque eres padre, también eres hijo. Pero no hablo de tu condición terrenal, sino de tu condición espiritual, la oración es el método por el cual podemos hablar con nuestro Padre bueno, él conoce de qué tenemos necesidad, sabe todo, Él conoce los corazones "Sólo el Señor lo conoce, porque el examina con cuidado todos los corazones y examina los más ocultos móviles de las personas para poder dar a cada cual su recompensa según sus hechos, según como haya vivido" Jeremías 17:10.

¿De qué tienes necesidad hoy? ¿por qué clama tu corazón? nuestra humanidad es insuficiente para saciar nuestra hambre y sed, pero el Padre Bueno hoy nos invita a pedir, buscar y tocar a través de la oración, Su paternidad está llena de sabiduría, amor y redención. En Jesucristo recibimos la respuesta a nuestras peticiones, en Él hallamos lo que necesitamos y en Él encontramos puerta abierta para entrar ante el Padre. No es un padre que complacerá nuestros berrinches dándonos todo lo que pedimos, porque si nos diera todo lo que pedimos entonces no sería el Padre bueno que es, porque muchas de nuestras peticiones nos llevarían a la perdición eterna. 


Aunque materialmente no tengas nada, 
en él ya lo tienes todo.

"Fíjense en los pájaros, que no siembran ni cosechan ni andan guardando comida, y el Padre celestial los alimenta. ¡Para él ustedes valen más que cualquier ave!...Si Dios cuida tan admirablemente las flores, que hoy están aquí y mañana se queman en el fuego, ¿no los cuidará mucho más a ustedes, hombres de poca fe?...Lo más importante es que primero busquen el reino de Dios y hagan lo que es justo. Así, Dios les proporcionará todo lo que necesiten." Mateo 6:26,30,33.

Artículo de: Julio López Carranza. Derechos Reservados

jueves, 17 de enero de 2019

Exponiendo infieles | episodio final:

enero 17, 2019
Imagen cortesía Badabun

Términos importantes:

Fidelidad: El término proviene del latín fidelitas y también permite hacer referencia a la exactitud o puntualidad en la ejecución de una acción.

Infidelidad: Del latín infidelitas, la infidelidad es aquello que se produce cuando un individuo no respeta la fidelidad que le debe a alguien o algo.

Hace unas semanas alguien mencionó con emoción que los de "exponiendo infieles" estaban en Guatemala, debo confesar que no tenía idea de lo que me estaba hablando por lo que decidí ir a youtube y salir de dudas.

Millones de vistas en videos en dónde una persona paga por ver los teléfonos móviles de sus "víctimas", sin ninguna restricción. Redes sociales, mensajes, whatsapp, fotos, videos, todo es revisado a detalle, su meta, "premiar la fidelidad" eso en teoría, pero la verdadera meta es ganarse unos buenos dólares y muchos likes por divertir al público poniendo en evidencia las infidelidades ocultas de las personas en escena.

¿Y tú dejarías que alguien revise tu teléfono a profundidad? ¿Tienes algo que ocultar? ¿Tú pareja puede ingresar a tu teléfono con libertad o es algo prohibido?

La mayoría de los casos termina con infidelidades al descubierto, golpes, muchos insultos, relaciones rotas, lágrimas, pero sobre todo un público que con hambre observa cada uno de los episodios y me pregunto ¿Por qué una serie de videos con tanto morbo interesa tanto? Aprovecho para aclarar que morbo no es un término que se utiliza exclusivamente para contenido sexual ilícito, MORBOSIDAD es según wikipedia «Sensación que produce algo que puede resultar desagradable, cruel, prohibido o que va contra la moral establecida».



Creo que nos sentimos identificados, sentimos que en algún momento pudimos ser nosotros, nos identificamos con la infidelidad ¿por qué? Porque el ser humano hizo de la infidelidad una normalidad, un estilo de vida, pero no hablo solamente del área sentimental, estamos en un mundo (sistema) caído e infiel, que en gran parte ha decidido darle la espalda al Dios que lo creó, ignorar Su Palabra y sus valores, además se ha olvidado del prójimo y se dedica a alimentar su ego, importo yo, a cualquier precio yo, mi placer, mi deleite, mi cuerpo, mi vida. 

"¿Has visto lo que hace Israel? Se comporta como esposa infiel que se entrega a otros hombres cada vez que puede, pues es semejante lo que hace Israel al rendirle homenaje a otros dioses en cualquier colina, debajo de cada árbol frondoso" Jeremías 3:6

Vemos la historia y todo comenzó con la infidelidad de Eva y Adán rechazando el Edén con su desobediencia y deseo de ser como Dios. Vemos al errante pueblo de Israel que tenía todo en Dios, pero siempre fue tras otros dioses y los placeres que le apartaban de Él y esa es la historia hasta nuestros días. El hombre queriendo vivir bajo sus propias normas, imponiendo sus propios valores, justificándose en la debilidad, dejando lo valioso y eterno por el placer temporal, "disfrutando" de lo que se acaba y dándole la espalda a lo que realmente sacia.

Lo que sucede es que en apariencia nos vemos fieles, hasta que vamos a lo profundo y mostramos las intenciones del corazón, los deseos ocultos, los pecados que nadie más puede ver y olvidamos que el Dios omnipresente ya nos ha visto, el problema no es lo que ocultamos en el teléfono porque esto es solamente un resultado, el verdadero problema está en lo que ocultamos en nuestro interior. 

El historial de nuestro teléfono o computadora puede borrarse para que nadie más lo vea, pero la infidelidad de nuestros hechos nos acusan y señalan ¿cómo podremos borrar eso? Dios ha visto cada conversación indebida, cada fotografía prohíbida, cada página xxx ingresada, él sabe lo que hemos hecho en privado, conoce nuestros secretos más íntimos de los que nos avergonzaríamos en público y la consecuencia eterna de nuestra infidelidad es terrible, sabe cuando somos solo apariencia y nuestro interior vacío busca llenar el lugar de Dios con cualquier cosa que no sacia.

"¡Quisiera poder retirarme al desierto y no tener que estar viendo tantas infidelidades de parte de mi pueblo! ¡Todos se han vuelto adeptos de ídolos, me han traicionado!" Jeremías 9:2.

Corta los lazos de todo aquello que te esclaviza a la infidelidad, David en secreto fue infiel y Dios envió a Natán con un mensaje "Tú lo hiciste en secreto, pero yo te lo haré abiertamente, ante los ojos de todo Israel" el dolor de su consecuencia sería público y los suyos lo vivirían en carne propia.



"Si mi pueblo se humilla, y ora, y busca mi rostro, y se arrepiente de sus caminos malvados, los oiré desde el cielo y perdonaré sus pecados y restauraré el país" 2 Crónicas 7:14.

Dios nos llama hoy a arrepentirnos de nuestra infidelidad, a confesar que necesitamos su libertad. Es el día para escuchar la voz del Padre que nos llama a volver al amor más dulce y tierno que hemos conocido. Él no está rompiendo con nosotros por nuestra infidelidad, por darle la espalda, nos llama a disfrutar de su Bondad y Gracia, desea darle dirección a nuestra vida errante.

Este es el capítulo final porque reconocemos nuestra infidelidad y pedimos que nos llene de Su amor redentor, y nos dé fuerza con su Espíritu Santo para vivir en fidelidad para Él.

"Manténganse despiertos y oren, para que la tentación no los venza. Porque es cierto que el espíritu está dispuesto, pero la carne es débil" Mateo 26:41.

"Entonces el Señor dirá: «¡Yo te curaré de la idolatría y de la infidelidad, y mi amor no conocerá límites, pues mi cólera se habrá aplacado para siempre!" Oseas 14:4.

"Tú, Señor, guías con gran amor y fidelidad a quienes guardan tu pacto y obedecen tus decretos" salmo 25:10.

Confieso que no me gustó "Exponiendo infieles" y espero ocupes tu tiempo en algo más productivo que en esa serie de videos carentes de todo valor.

"Es gracioso ver como se diseminan los diferentes tipos de chistes a través de la red cual fuego en el bosque, pero cuando se trata de un mensaje bíblico concerniente a Dios, la gente lo piensa dos veces o más antes de compartirlo.  Es impresionante ver cómo los artículos lascivos, crudos, vulgares y obscenos vuelan como pólvora en los medios cibernéticos, pero la interlocución pública sobre Dios y la Biblia está suprimida tanto en las escuelas como en los lugares de trabajo" Ana Graham.

Artículo de: Julio López Carranza.
Derechos Reservados.

lunes, 31 de diciembre de 2018

Una oración para comenzar el nuevo año:

diciembre 31, 2018

Amado Señor:

Quiero darte gracias por todas las cosas que me has dado este último año, por cada día de vida, por los días que aproveché al máximo y por aquellos en los que simple y sencillamente perdí el tiempo.

Gracias por la salud y por la enfermedad; gracias por los platos con carne, pero también gracias por las tortillas, los frijoles y cada uno de los alimentos que estuvieron en nuestra mesa; gracias por los amigos que se mantuvieron cercanos y por las personas que por alguna razón ya no son más parte de mi vida; gracias por mi familia porque has tenido cuidado de nosotros, gracias por acompañarnos en los momentos de alegría pero sobre todo porque fuiste nuestra fortaleza en la tormenta, siempre hemos confiado en ti y no nos has abandonado.

Gracias por tu Palabra porque ha sido el alimento más importante durante cada día, he podido conocerte mejor a través de ella. Gracias por el sacrificio de Jesús, por tu gracia y tu perdón, que lindo es vivir cada día sintiéndome afortunado de conocerte, sé que no soy perfecto, pero tú lo eres y tu gracia me abraza en mi imperfección.

Gracias por el trabajo, por los estudios, por tu provisión, porque muchas veces de manera milagrosa proveíste donde no había; gracias por el techo y el abrigo.

Te pido que este año tenga más hambre y sed, pero de tu Palabra, entiendo que ella es indispensable para conocerte, para parecerme más a ti, para sanar mi rota humanidad. Dame sabiduría para entender lo que quieres decirme a través de ella, agudiza mis sentidos y mi corazón para que estén atentos a tu Presencia, a tu voz, a tus mensajes para mí. 


Por favor ayúdame con situaciones con las que lucho cada día, no dejes que mi carne venza, dame la fuerza y entendimiento a través de tu Espíritu Santo y tu Palabra. Que la envidia jamás tenga lugar en mí, quiero alegrarme con el que tiene más y tener compasión por el que tiene menos, teniendo claro que en ti yo tengo todo lo que necesito.

Aleja de mi la vanidad y el egocentrismo que muchas veces quieren robarse la gloria y la honra que solo tú mereces; reprende la falsedad y la mentira, que mi boca solamente hable tu verdad, la verdad que da vida y muestra el camino. No dejes que el materialismo me haga creer que valgo por lo que tengo, porque yo valgo la preciosa sangre de Jesús, y es el mismo precio que fue pagado por mi prójimo; Por favor aparta el legalismo, no quiero ser de los que juzga todo y señala a todos, que hace de menos a los que piensan diferente, lléname de tu amor y paciencia, quiero ser esa luz que alumbre sobre la mesa, quiero ser la sal que sala, un practicante de tu Palabra transformadora.

Espero ser ese canal de buenas noticias; quiero ser misionero y entiendo que no necesito viajar miles de kilómetros para que eso sea una realidad, ayúdame para ser un buen mensajero en las calles y cuadras de mi colonia, en los pasillos de mi trabajo  o centro educativo, todos los que están en mi entorno vean mi buen testimonio, pero dame también la creatividad para poder llevarles el mensaje de tu Palabra en un momento oportuno.

Anhelo ser un portador de tus valores, ayúdame quiero ser un buen ejemplo y poder inspirar a otros para cambiar su vida en ti. Padre deseamos una mejor nación, alejada de la violencia, de la corrupción, de la indiferencia y la división; no dejes que nada que esté contra tu Palabra prospere. Te pedimos por nuestro país, te necesitamos.

Tú conoces mis anhelos, mis proyectos, sabes lo que tengo y lo que me falta, no permitas que me afane por el mañana, sé tú el centro de todo en mi vida, abre las puertas que sabes serán de bendición y cierra las puertas que no lo son, que mi vida no gire entorno a mis sueños, que tus sueños puestos en mi corazón sean una prioridad y que a través de ellos tu nombre sea exaltado.

En este nuevo año no espero sorpresas, espero tu perfecta voluntad para mí y los míos, sabiendo que tus caminos siempre son mejores que los míos, ya muchas veces me equivoqué, dejé cosas a medias, me rendí, pero esta es una oportunidad nueva y la tomó, convencido de que el caminar será mejor, porque todo servirá para glorificar tu nombre, si algo quiero es sorprenderte con mi fe. No tendré temor, no daré marcha atrás, en tu Palabra me dijiste que estarás conmigo cada día y no dudo, por ello voy con todo, disponiendo mi limitada humanidad para que tú, glorioso Rey, hagas como mejor te plazca con la vida que me das.

Sigue trabajando en mi corazón porque tengo mucho por aprender y si en algún momento del nuevo año llega el dolor, el sufrimiento, la escasez, recuérdame que aún en medio de lo difícil tú sigues glorificándote en mi vida; si eso pasa ayúdame a asimilar el aprendizaje que estoy obteniendo, que tu Palabra nunca haga falta y consuela mi corazón, aunque no lo entienda, que mi boca siempre tenga alabanza y gratitud.

Confío en que veré tu gloria en este nuevo año.
Gracias porque se escuchas mi oración 
En el nombre de Jesús, Amén.

Artículo de: Julio López Carranza. Derechos Reservados