[Vida Cristiana][carousel][10]

martes, 6 de noviembre de 2018

Soy cristiano ¿Puedo hacerme un tatuaje?

noviembre 06, 2018


El otro día recibí el siguiente mensaje en instagram: “soy cristiano y quiero hacerme un tatuaje ¿estará bien?”.

A ti que lees te pregunto ¿Qué le responderías a este muchacho? Me encantaría leer tu respuesta en los comentarios.

En el camino de la vida me he encontrado con algunas preguntas que sorprendentemente los mismos cristianos hacemos y  parecen difíciles de responder, como por ejemplo:

¿Puedo tomarme una cerveza?
¿Puedo fumar?
¿Puedo ir al concierto de este artista que no es cristiano?
¿Puedo hacerme un tatuaje?
¿Puedo bailar?
¿Puedo tener una novia que no sea cristiana?
¿Puedo seguir escuchando la misma música no cristiana?
¿Tiene algo de malo que diga malas palabras?

Entiendo la curiosidad, pero si somos cuidadosos en evaluar estas preguntas nos daremos cuenta de que todas tienen que ver con el “yo” con satisfacer algo para mí, algo de “mi carne”, ninguna de estas preguntas tiene que ver con lo espiritual ¿No es curioso que los cristianos estén preguntando sobre esto y hayan pocas preguntas relacionadas con lo espiritual?

¿Qué nos dice esto?

Que estar en el templo no necesariamente significa que nuestro corazón se esté deleitando en Dios, tenemos poca hambre de La palabra del Señor y mucha hambre en justificar de una o de otra manera los deseos de nuestro corazón, que si está lejos de Dios solamente tendrá deseos por lo de este mundo.

“Porque los que son de la carne piensan en las cosas de la carne; pero los que son del Espíritu, en las cosas del Espíritu” Romanos 8:5.

Es acá donde nuestros hechos hablan más fuerte que nuestras alabanzas del fin de semana. 

No se trata de tener una "mente abierta o libre" como algunos quieren justificar, porque la Biblia en ningún momento nos invita a tener mente abierta para actuar según mi conveniencia y criterio, sino que nos llama a vivir según La Palabra y el Espíritu de Dios.

“Porque el ocuparse de la carne es muerte, pero el ocuparse del Espíritu es vida y paz” Romanos 8:6.

Entiendo si me dices que suena bastante religioso, pero no lo es, es lo que la Palabra del Señor nos llama a vivir, “Pero los que son de Cristo han crucificado la carne con sus pasiones y deseos” Gálatas 5:24

Vivir de una manera religiosa es estar en un templo queriendo encontrarle una fisura a la Palabra para poder hacer mi voluntad, para darle rienda suelta a mis deseos.

Si sigues así tendrás una vida cristiana insatisfecha porque siempre vivirás creyendo que la religión te limitó "el deleite y las cosas divertidas del mundo", y nunca te darás cuenta que es el mismo Dios quién espera que dejes de suspirar por Egipto y te des cuenta que Él tiene nueva vida para ti.

Pablo lo tenía claro, que Dios nos ayude a tener claro su evangelio, que el Señor nos ayude a amar su Reino tanto como él nos ama a nosotros. "Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí" Gálatas 2:20.

Alguien me dijo: “soy cristiana, pero los tiempos han cambiado, ahora los jóvenes tenemos sexo con nuestros novios y es normal” ese no es el evangelio que Cristo nos llamó a vivir, no es la libertad por la que Cristo murió en una cruz, en el camino nos hemos extraviado y hemos creído que lo importante es lo que nosotros opinamos, lo que esta generación de relativismo nos dice, pero más equivocados no podríamos estar.

“Los que viven según la naturaleza pecaminosa no pueden agradar a Dios” Romanos 8:8 NVI.

Los tiempos han cambiado pero los principios Bíblicos nos marcan claramente el camino a los valores de Dios, la fornicación aunque esté de moda sigue siendo pecado ante el Señor.

En una ocasión otro joven cristiano me desafió a comprobarle bíblicamente por qué no debía tomarse una cerveza, y me limité a decirle: “La Biblia dice que antes de embriagarte con vino debes ser lleno del Espíritu Santo, eso creo que es lo que te falta” “¿Qué?” me dijo, respondí de inmediato “ser lleno del Espíritu Santo, porque cuando Él tome el control de tu vida desaparecerá esa necesidad de querer justificar beber alcohol”.

“Por lo tanto, digo: Vivan según el Espíritu, y no busquen satisfacer sus propios malos deseos. Porque los malos deseos están en contra del Espíritu, y el Espíritu está en contra de los malos deseos. El uno está en contra de los otros, y por eso ustedes no pueden hacer lo que quisieran. Pero si el Espíritu los guía, entonces ya no estarán sometidos a la ley” Gálatas 5:16-18 DHH.

La vida cristiana no se trata de nosotros, la fe no se fundamenta en mí y seguir a Dios no se trata de como yo creo que debo seguirlo, si anhelo ser un verdadero discípulo de Jesús debo acercarme más a Él, de tal manera que disfrute mi estancia en Su Presencia y comprenda que Su Palabra me guía a lo mejor, la Biblia está sobre mi opinión. 

No le das la espalda a las cosas de la carne porque en la iglesia te regañan o no te dan permiso, es la Palabra del Señor la que nos llama a guardarnos para Él y voluntariamente accedemos porque Jesús lo ha llenado todo.

Puede que hoy estés haciendo muchas cosas en beneficio del Reino, pero ¿Dónde está tú corazón? ¿Lo has entregado por completo a Dios? Si hoy vives a medias, sin entregarte por completo al Señor, lo más probable es que vendrá una tentación y serás presa fácil.

Encuentra deleite en Dios, en su Reino y entonces te darás cuenta que es mucho más importante llevar las Buenas Noticias del Reino, y cualquiera de las preguntas del inicio pasarán a un plano sin importancia, reconocerás que vale la pena guardarte hasta el matrimonio, que no necesitas de ninguna droga, bebida o placer, porque lo que te importará será honrar a tu Amado con todo lo que eres.

"Tú suficiente serás, tú suficiente serás, hoy y por la eternidad, tú suficiente serás"



"Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, los que no andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu" Romanos 8:1.

Artículo escrito por:
Julio López Carranza
Derechos Reservados

martes, 23 de octubre de 2018

jueves, 18 de octubre de 2018

El mensaje de los viernes: ¡No quiero Terenjenas!:

octubre 18, 2018

Doña Hilda partía cuidadosamente unas berenjenas, ese día había decidido hacer un platillo fuera de lo normal, quería sorprender a todos en casa con esta cena saludable, la aprendió en un video tutorial.

El pequeño Braulio y su hermana Marisol regresaron de estudiar, ellos tienen entre 8 y 10 años y se acercaron a saludar a mamá que estaba en la cocina, ella no se había percatado de la llegada de los chicos, Braulio se acercó y luego de besarle la mejilla a su madre preguntó: «¿Eso vamos a comer? yo no quiero comer terenjenas, de eso no quiero» su rostro expresaba claramente la desaprobación al platillo que mamá preparaba, pero doña Hilda sonrió y respondió «No lo has probado y se llama berenjena, la nena la comió el otro día donde la abuela ¿Qué te pareció nena?» Marisol respondió rápidamente « ¡Rico!», «¿ves? espérate a que esté cocido, lo pruebas y si no te gusta te comes otra cosa» dijo la madre, el niño con su cabeza decía que no y con sus manos tapaba la boca, «vayan a dejar estas cosas a su cuarto ordenó doña Hilda» pero el pequeño agregó «eso no me va a gustar, parece una esponja ¡Yo no quiero comer esponja!» « ¡Brau! al cuarto, quítate el uniforme y yo los llamo al estar lista la cena».

Pasaron aproximadamente 45 minutos, el jovencito se había quedado dormido en el sillón de la sala, «hermano despierta» le dijo Marisol «la cena está lista, sólo tú faltas», se limpió los ojos y los labios y se encaminó al comedor con mucha hambre, pero con poco deseo de probar lo que su mamá preparó, al llegar a la mesa vio un Pyrex en el centro de la mesa con algo que se veía delicioso por lo que dijo: «¡Qué bueno que ya no hiciste la terenjena, eso si se mira rico» doña Hilda la sirvió y todos comieron, cuando todos hubieron acabado don Luis, esposo y padre de la familia dijo: «¿Y qué les pareció la berenjena? el pequeño abrió los ojos y dijo «eso no era terenjena» doña Hilda dijo: «Si mi amor, era Berenjena, pero ya ves basta con seguir las instrucciones del recetario y un tiempo en el horno son suficientes para transformar algo que no querías comer en algo delicioso», entonces Marisol soltó la carcajada y dijo «ahora dirá el nene que quiere más terenjena» y todos sonrieron.

Hoy puedes encontrarte en una situación fea, desagradable, desesperante, nadie quisiera estar en tus zapatos, pero sabes que si te aferras a Dios, si te aferras a Su Palabra en algún tiempo verás que este momento de tormenta habrá pasado y con la ayuda de Dios estarás en un tiempo mejor.

Nadie quiere sufrir, pero muchas veces es necesario que pasemos por situaciones difíciles que humanamente no entendemos, porque aferrados a su palabra creceremos, aprenderemos y entenderemos que esta prueba servirá para que alcancemos otro nivel.

No te rindas, llora lo que tengas que llorar, pero levántate creyendo a lo que Su Palabra nos dice «Pero ya ves basta con seguir las instrucciones del recetario y un tiempo en el horno son suficientes para transformar algo que no querías comer en algo delicioso».

Dios está en control, no temas.

«Por esta razón están ustedes llenos de alegría, aun cuando sea necesario que durante un poco de tiempo pasen por muchas pruebas. Porque la fe de ustedes es como el oro: su calidad debe ser probada por medio del fuego. La fe que resiste la prueba vale mucho más que el oro, el cual se puede destruir. De manera que la fe de ustedes, al ser así probada, merecerá aprobación, gloria y honor cuando Jesucristo aparezca» 1 Pedro 1: 6-7.

«No pierdan, pues, su confianza, porque ella les traerá una gran recompensa. Ustedes necesitan tener fortaleza en el sufrimiento, para hacer la voluntad de Dios y recibir así lo que él ha prometido» Hebreos 10:35-36.

lunes, 15 de octubre de 2018

Carta a mi pastor:

octubre 15, 2018

Octubre es considerado el mes del pastor, tengo la dicha de tener un pastor del que he aprendido mucho y escribí estas líneas para agradecerle.

¿Quieres tú también agradecerle a tu pastor?

Amado pastor:


Desde hace mucho quería decirte lo que ahora escribo y es que tengo tanto que agradecerte porque has estado conmigo, me has escuchado, enseñado y con paciencia escuchaste alguno de mis berrinches que acompañaron mi inmadurez. Sin ser tu hijo me has amado como tal, y aunque nunca me lo hayas dicho sé que muchas veces has orado por mí para que Dios siga trabajando en mi corazón, me transforme y me haga útil en Su Reino.


Comprendo que no eres perfecto, que cometes errores como todo ser humano y que muchas veces somos injustos al señalarte, pero tienes que saber que admiro tu obediencia y perseverancia ante el llamado que Dios te presentó. Todos queremos hacer realidad nuestros sueños y tú por obediencia decidiste darle la espalda a todo aquello que un día soñaste para hacer realidad lo que Dios soñó para ti. 

Gracias por sacrificar tiempo en familia, tiempos de comida y hasta interrumpir tu descanso para ir y acompañarme cuándo necesité de alguien que orara por mí en medio de alguna necesidad. Muchas veces tus palabras, ese abrazo y esa palmada en la espalda fueron el combustible para volver a levantarme. 

Quizás nunca te he preguntado si te sientes bien, si tienes necesidad de algo y a pesar de tener tus propias luchas y necesidades, tu corazón de pastor es tan grande que ayudar a los demás se vuelve una prioridad, sacrificando tu momento. 


Dios bendiga tu vida, tu familia, tu corazón. Gracias por ser mi padre espiritual, por darme con cuidado y sabiduría el alimento de la Palabra del Señor. Gracias porque durante estos años he aprendido de ti la pasión de amar al prójimo y con tu ejemplo me has desafiado a amar cada día más a Dios.

Gracias por lo que haces, por tener en tu corazón a cada una de las “ovejas” que Dios puso a tu cuidado, gracias por ser luz, por ser bendición a grandes y pequeños, por abrazar la visión de salvación que el Pastor de pastores puso en ti. Tu vida ha servido de inspiración, no solo para mí sino para muchos y por ello hoy con alegría y con el amor de Dios en mi corazón te digo: ¡que bendición! llamarte MI PASTOR.

Autor
Julio López Carranza
Derechos reservados

martes, 9 de octubre de 2018

Conócenos:

SoyJulioLopez.com

Originario de Guatemala comparto contenido que busca fortalecer el crecimiento integral de nuestros lectores.




Lo + nuevo

recentposts

Otras lecturas sugeridas

randomposts