Luz en la calle, oscuridad en tu casa:

El que no provee para los suyos, y sobre todo para los de su propia casa, ha negado la fe y es peor que un incrédulo. 1 Timoteo 5...



El que no provee para los suyos, y sobre todo para los de su propia casa, ha negado la fe y es peor que un incrédulo.

1 Timoteo 5:8 (NVI).

"Mi mamá ha ayudado a muchos muchachos, es una líder importante en la iglesia y si eso es así ¿por qué no vas tú también a la iglesia? pregunté. No voy a la Iglesia porque estoy molesta con mi mamá, ¿y eso por qué? porque durante mucho tiempo mi mamá ha tenido tiempo para ayudar a otros, pero a mi papá, a mis hermanitos y a mí nos ha dejado en el olvido".

Esta es una conversación real y lamentablemente se repite en muchas familias. El pasaje de Timoteo es utilizado para hablar de proveer recursos económicos a la familia, pero esta cita nos habla más que de dinero, Dios nos dejó esta preciosa palabra para decirnos que estamos obligados a "sembrar", ser luz primero en nuestra propia familia, en nuestra casa, "no podemos ser luz en la calle y oscuridad en la casa".


Es increíble ver a líderes cristianos demostrando amor, paciencia y dando consejos a muchachos de su congregación (necesitamos esos líderes que ayudan a otros), pero en casa estos líderes no son capaces de escuchar a sus hijos, dar consejos, paz, amor y paciencia. Lamentablemente parece que el hogar no entra en el contrato que Dios les ha extendido en el ministerio.

Error, error, error porque Dios desea que hagamos funcionar primeramente nuestro ministerio en casa, nuestro primer ministerio. No somos capaces de dar amor a los de nuestra propia casa, pero queremos aparentar que amamos a los de afuera, eso simple y sencillamente nos hace PEOR QUE INCRÉDULOS.

¿Por qué creen que hay tantos hijos de líderes que después de algún tiempo se alejan del Evangelio? Porque se cansan de que sus padres siempre tienen tiempo para otros y nunca para ellos.




Es tiempo de dar primeramente para los de casa, amor, paz, paciencia, compasión, aprender a escuchar y dar consejos, es tiempo de ver las cosas buenas y no sólo lo negativo. Líderes es hora de que nuestra casa sea el mejor testimonio ¿de qué nos sirve ganar a todos los de afuera (solo para fama), si perdemos a todos los de la casa (un gran fracaso)?


Padres es tiempo de cambiar la historia y el rumbo, hijos es hora de tomar iniciativa, esposos y esposas ¿qué es más importante el ministerio o la familia?

Si las publicaciones del blog son de bendición, te invito a compartirlas.
Suscríbete para recibir las nuevas publicaciones en tu correo.


Artículo escrito originalmente el 26 de junio de 2010.

TAMBIÉN PODRÍA GUSTARTE

2 comentarios

  1. julio te felicito por tan excelente publicacion .....esa es la triste realidad de muchos de nosotros,,,,,ministros y no ministros a mi por eso me encanta una cancion de michael rodriguez..."el burro" chekeala se q te ba a gustar.

    ResponderEliminar
  2. Me centre mucho en esto y realmente m gusto, excelente reflexion... ☺

    ResponderEliminar

¿Qué te pareció este artículo?
Deja tu comentario.