Restaurando el Altar a través de la música.

¿Estamos conscientes de la enorme responsabilidad que tenemos como ministros de Alabanza? Guiar, bendecir y facilitar la entrad...


¿Estamos conscientes de la enorme responsabilidad que tenemos como ministros de Alabanza?

Guiar, bendecir y facilitar la entrada al pueblo (Iglesia) delante de la Presencia del Señor. Bíblicamente podemos encontrar respuestas a los requisitos de los músicos y por mucho nos hemos rezagado. También encontramos ejemplos de cómo se debe alabar y adorar al Señor, también hemos perdido el enfoque. 


No es que haya un patrón específico para alabar o ministrar la música y ese es específicamente el problema. Nos hemos hecho un patrón y siempre llegamos delante de Dios con las mismas palabras, hacemos que la gente repita lo mismo siempre: ¡Grito!, ¡Aleluya!, etc. Y por hacer tan mecanizado todo quitamos la opción a la congregación de poder exaltar al Señor de una manera espontánea.


¿Por qué digo que hemos perdido el enfoque? 



Dios quiere que le alabemos con libertad, no imagino a los ángeles dedicando alabanza al Señor como nosotros lo hacemos. Muchos ya no buscan de Dios y pasan de Ministros a ser solamente músicos. Nos hemos llenado la boca diciendo que nos gusta la música, que queremos seguir siendo parte del ministerio, que traemos el talento, pero hemos descuidado la calidad de servicio que le rendimos a Dios 1 Crónicas 25:6-7


“Y todos estaban bajo la dirección de su padre en la música, en la casa de Jehová, con címbalos, salterios y arpas, para el ministerio del templo de Dios. Asaf, Jedutún y Hemán estaban por disposición del rey. Y el número de ellos, con sus hermanos, instruidos en el canto para Jehová todos los aptos (expertos) fue doscientos ochenta y ocho”. Saquen sus propias conclusiones del texto.

¿Qué clase de Alabanza debemos rendir a Dios? Sin duda LA MEJOR, eso echa fuera toda mediocridad.

No es la cantidad de instrumentos, es la calidad de alabadores y adoradores que seamos. 

Ojo con esto, podemos ser alabadores pero no adoradores; entonces definitivamente necesitamos ser ADORADORES, con buena calidad musical (porque si vamos a darle alabanza a Dios, ofrezcamos lo mejor) DISPUESTOS A ALABAR A DIOS.



Esto nos demanda caminar la milla extra, sé que algunos dirán que tienen agenda llena y no tienen tiempo para prepararse, para aprender cosas nuevas, pero en realidad si queremos ser parte de este Ministerio tan maravilloso como la música (todas las áreas del ministerio nos demandan lo mejor de nosotros) debemos de dar lo mejor.

Dejemos el empirismo por un lado y que la improvisación no sea la columna de nuestro ministerio y de la alabanza que ofrecemos. Ojala pongamos más atención a lo que estamos haciendo y mis sinceras FELICITACIONES para aquellos que están haciendo las cosas como son y que glorifican al Señor con lo que hacen. 
Por otro lado los que estamos “medio haciendo” ha llegado la hora de mejorar y hacer lo que nos toca, como es.

Busquemos más al Señor, oremos, ayunemos, conozcamos la Palabra y no solo nos dejemos llevar por la “Experiencia”. Tenemos en Internet acceso a tantas cosas ¡actualicemos nuestro Ministerio! bendigamos nuestras Iglesias, adentrémonos a la Presencia del Señor y lo más importante demos al Señor la Alabanza que Él se merece.

TAMBIÉN PODRÍA GUSTARTE

0 comentarios

¿Qué te pareció este artículo?
Deja tu comentario.